sábado, 31 de octubre de 2009

Bs As TETADA congreso 5 nov. Liga de la leche


Bs As TETADA congreso 5 nov. Liga de la leche

Con el objetivo de difundir la lactancia materna, la Liga de La Leche Argentina realizará un acto y una Gran Tetada el jueves 5 de noviembre a las 16 horas en el Congreso de la Nación (salón “José Luis Cabezas”, Rivadavia 1864, Buenos Aires).

Bajo el lema "En crisis y emergencias, amamantar salva vidas", en el acto hablarán la Dra. Mónica Waisman y el Dr. Eduardo Tognetti, ambos médicos pediatras y especialistas en lactancia. Luego, los asistentes podrán disfrutar de la presencia de Berenice Alvarado, actriz mexicana que interpretará textos de humor sobre la lactancia. En simultáneo un grupo de madres amamantarán a sus bebés generando una imagen de fuerte impacto visual, que podrá ser difundido por la televisión y los medios gráficos.

Esta acción se suma a la celebración en todo el mundo de la Semana Mundial de la Lactancia Materna, coordinada por la Alianza Mundial pro Lactancia Materna (WABA) y destinada a fomentar la práctica de la lactancia materna.

La Dra. Mónica Waisman, médica pediatra, es Subdirectora médica de la Maternidad Sardá y Consultora Internacional en Lactancia Materna IBCLC. Además, integra la Subcomisión de Lactancia Materna de la Sociedad Argentina de Pediatría y representa a la misma en la Comisión de Lactancia del Ministerio de Salud de la Nación.

El Dr. Eduardo Tognetti, pediatra-neonatólogo, es Director del Hospital General de Agudos Francisco Santojanni y miembro titular de la Asociación Argetina de Pediatría. Por otro lado, es Coordinador del Comité de Lactancia de la Asociación Argentina de Perinatología y representante de la misma en la Comisión Asesora de Lactancia Materna del Ministerio de Salud de la Nación.


Contacto de prensa:
Cecilia Karplus
ceciliakarplus@fibertel.com.ar
cel +011 15 4497 5726

Apenas el 40% de los bebés recibe la lactancia exclusiva al SEXTO MES

Las estadísticas de la cartera sanitaria nacional indican que el amamantamiento en los seis primeros meses de vida es bajo y que lo suplantan por alternativas riesgosas para la flora intestinal y el sistema inmune.
"El capitalismo y la teta se rigen por el mismo principio: la ley de la oferta y la demanda. Cuando se cumple, todo se regula solo y vivimos felices. El problema es que, en ese proceso, todo el mundo nos aconseja cómo dar la teta y una, que es débil, piensa que esa ley no es verdad. Por eso, cuando el bebe pide teta, ya sea porque tiene hambre o ganas, ¡no se la niegues! Es la ley de la oferta y la demanda...", planteó ayer, un poco en broma y mucho más en serio, una superheroína de la lactancia en uno de los salones del Congreso.

Ante ella, un grupo de mamás sostenían a sus bebés, hechizados por la superheroína que recordaba a la Mujer Maravilla. Fue durante una Gran Tetada, convocada por la Liga de la Leche Argentina para afirmar que, en crisis y emergencias, amamantar salva vidas. Es que apenas 4 de cada 10 bebés que nacen en el país reciben sólo leche materna durante los primeros meses fuera de la panza materna, como recomienda la Organización Mundial de la Salud.

Las estadísticas de la cartera sanitaria "indican que no más del 40% de los chicos llega a la lactancia materna exclusiva en los 6 primeros meses de vida. Y eso que antes era de alrededor de un 15 por ciento", comentó ayer a LA NACION la doctora Mónica Waismann, subdirectora médica de la Maternidad Sardá e integrante de la Subcomisión de Lactancia Materna de la Sociedad Argentina de Pediatría.

Esa meta incumplida se debe a una combinación de causas a la que no se prestó demasiada atención. Hoy, según coincidieron los expertos consultados, el aumento de las alergias, la anemia y las infecciones respiratorias, así como también el de factores de riesgo, como la hipertensión o la obesidad, podrían atribuirse a ese descuido.

"Durante décadas -explicó Waisman-, los servicios de salud interfirieron con la lactancia porque interfirieron con el contacto madre-hijo, al separar innecesariamente al bebe de la mama, establecer horarios rígidos para la alimentación y no incorporar la lactancia a demanda. Con la iniciativa de los hospitales amigos de la madre y el niño, pudimos revertirlo un poco."

También está el papel laboral de la mujer y la preferencia por el uso de la mamadera. "Se pretende que sea una especie de supermujer y su papel materno quedó totalmente desdibujado -indicó la médica-. La cultura del biberón, que imperó durante décadas, hizo que muchas mujeres no tuvieran siquiera un modelo cultural del que aprender a amamantar. Cuando eso ocurre, el chico toma menos pecho, la madre produce menos leche y se produce el destete prematuro", precisó.

Pero ahí no termina el problema. En el recién nacido, basta una sola mamadera con leche artificial para que cambie su flora intestinal a las pocas horas. Eso abre la puerta al ingreso ilimitado de los gérmenes que hasta ese momento ahuyentaba el Lactobacillus bifidus , que es la bacteria presente en el 99% de la flora intestinal de un bebe alimentado con lactancia exclusiva.

Además, dijo la pediatra, la leche de vaca es muy pesada para el organismo del bebe: "Daña los riñones, produce microhemorragias intestinales que le causan anemia al bebe, y predispone a la enfermedad alérgica. Además de lo que ya estamos viendo, que es más diarrea, infección respiratoria y anemia, vamos a ver las consecuencias en la salud del adulto".

Para reducir esos riesgos, las estrategias que favorecen la lactancia comienzan en la maternidad. "Es importante generar un buen vínculo madre-hijo en la sala de parto: dar prioridad a colocar al bebe sobre el pecho materno y dejarlo lo suficiente para que se acerque a la teta, lo que algunos estudios demostraron que hacen solos a los 20 o 30 minutos de vida -dijo el doctor Eduardo Tognetti, director del hospital Santojanni y coordinador del Comité de Lactancia de la Asociación Argentina de Perinatología-. Eso reduce mucho la mortalidad."

Cada 24 horas, amamantar entre 8 y 12 veces al bebe genera un gasto calórico de 500-700 calorías. La alimentación materna debe ser variada y con suficientes calorías, según la actividad diaria que realice. "No tiene que comer por dos -advirtió Waisman-, sino hidratarse bien, comer por lo menos dos veces al día y picar entre comidas alimentos nutritivos, como frutas o queso."

La ansiedad materna es común en los primeros días, sobre todo en el segundo, cuando el bebe suele despertarse con más ganas de comer que lo esperado. "La mamá se desespera porque aún no tiene demasiada leche y le salen algunas gotitas de calostro -agregó el pediatra-. Pero los chicos vienen preparados para eso y, a las 72 horas, la cantidad y la calidad de leche irá aumentando."

Fuente: Ciencia y Salud de La Nación

http://www.misionesonline.net/paginas/detalle2.php?db=noticias2007&id=145500